Los 5 aciertos al organizar mi boda en el campo (parte I)

bodas rústicas

Después de varios posts de inspiración tenía ganas de escribir sobre algo más práctico, ya que una de las razones de ser de este blog es poder ofrecer información útil que os pueda servir directamente para organizar vuestra propia boda en el campo. Por eso he decidido hacer una lista de los 5 aciertos al organizar mi propia boda rústica (y dentro de poco una lista con los 5 errores). ¡Allá vamos!

 

1. Sistema para elegir a quién invitar

Hacer la lista de invitados es algo que suele generar muchos problemas a la hora de organizar una boda, por eso os recomiendo establecer un sistema para elegir a quién vais a invitar y a quién no. 

En Internet podéis encontrar muchos organigramas que os ayudan a dedicir, como por ejemplo éste que he tomado prestado de Bodaclick:

 
 

Nosotros no nos complicamos tanto y establecimos un sistema basado en 2 preguntas:

  • ¿Le regalaríamos a esa persona 100 euros?
  • ¿Hemos estado con esa persona más de 5 minutos y nos cae bien?

La primera pregunta es desde el punto de vista de los costes, porque aunque suene mal, los invitados nos cuestan dinero. Entonces, nosotros nos planteamos quién era tan importante para nosotros como para regalarle 100 euros. Ya veréis que con esto la lista se reduce considerablemente.

La segunda pregunta estaba enfocada a los compromisos, generalmente a los +1 con los que a penas tienes relación. Esto es un poco más delicado porque siempre vais a tener que invitar a alguien por compromiso, para no crear un drama familiar, pero creo que hay que saber poner el límite. Es decir, si tu mejor amiga se acaba de echar un novio y aún no le conoces (habiendo tenido la oportunidad obviamente, hay a veces que por distancia no se puede) pués planteate hablar tranquilamente con ella.

 

Poner un límite para que la lista de invitados no se haga infinita.
 

2. Contratar a un fotógrafo

Cuándo estás intentando reducir los gastos de la boda y buscas por Internet ideas para bodas low cost, uno de los consejos que dan en muchos blogs es que no contrates a un fotógrafo y que las fotos te las haga tu tío o tu amiga que tiene una cámara reflex y le gusta hacer fotos. ¡Error!

A mi esto me parece un error y os diré por que:

  • Para empezar, es un marrón para la persona en cuestión porque ¿sois conscientes de la responsabilidad que le estáis dando?. Las fotos serán el recuerdo de vuestra boda y ¿qué pasa si salen mal?. ¿De verdad quéreis que ese familiar o amigo tengo que cargar con ese peso?
  • En segundo lugar, y pensando todavía en esa persona seleccionada, ¿de verdad que le vais a pedir a un invitado de vuestra boda que esté “trabajando”?. Hacer de fotógrafo en una boda no es coger la cámara y hacer 4 fotos durante la ceremonia. Es un trabajo. Requiere estar constantemente haciendo fotos, buscando momentos para captar las emociones de ese día, estar detrás de vosotros para que os hagáis fotos con la familia, y una lista muy larga de tareas. Entonces, ¿no os parece un poco injusto que invitéis a alguien a vuestra boda y que no pueda estar disfrutándola a sus anchas?
  • Tener una cámara reflex y ser aficionado a la fotografía no implica ser fotógrafo. Al igual que en otros muchos sectores, la fotografía es una profesión y para conseguir los mejores resultado habrá que acudir a un profesional ¿no?. ¿O acaso vais a dejar el catering en manos de vuestra abuela que cocina divinamente?

Os diré que nosotros al principio decidimos que no íbamos a contratar fotógrafo, que así nos ahorrábamos el dinero, y le pedimos a mi tía (que es fotógrafa profesional) que nos hicera las fotos. Después de darle muchas vueltas, y de darnos cuenta de que mi tía no podría disfrutar de la boda si nos estaba haciendo fotos dicidimos contratar a un fotógrafo. Para ella fue un alivio porque sentía mucha presión encima para conseguir hacernos las mejores fotos y que nos gustaran, y para nosotros también fue un alivio saber que pudo disfrutar de la boda. Y al final lo que pasó es que ella también nos hizo unas fotos chulísimas.

Por eso os recomiendo que nunca renuncies a contratar un fotógrafo profesional. Hoy en día hay muchísimos y la variedad de precios es inmensa. Así que si realmente queréis un precioso recuerdo de vuestra boda (sin que sea a costa de tener a un familiar currando), buscad y encontrad a un fotógrafo que se adapte a vuestro presupuesto. Los hay desde menos de 500 euros.

Nosotros contratamos a The Creative Shot y no podemos estar más contentos con el resultado.

 

Contar con un profesional para plasmar todos los momentos y emociones de la boda.
 

3. Delegar tareas

Este punto es fundamental y no signifca que tengáis que contratar a una wedding planner. Si el presupuesto os lo permite y si no queréis organizar la boda vosotros mismos, si es aconsejable contratar a un profesional, pero si no es vuestro caso siempre podéis pedir ayudar a la gente cercana.

 

4. Recurrir al DIY

Si os gustan las manualidades y disponéis de tiempo, preparar vosotras mismas cositas para la boda es bastante satisfactorio (digo vosotras porque en la mayoría de casos somos las mujeres las que nos encargamos de la decoración y de los detallitos). Normalmente suele ser más barato que comprarlo o encargarlo. Además es una excusa perfecta para pasar tiempo con vuestra madre, hermana o amiga y hacerlas partícipes de la boda.

Hay mil cosas que podéis hacer por un precio muy reducido:

  • Los save the date.
  • Las invitaciones. A poco que sepáis manejar Power Point, podéis diseñar vuestras invitaciones y luego mandarlas imprimir.
  • Los meseros. Una idea super lowcost para meseros rústicos DIY aquí.
  • Los nombres en la mesa.
  • El seating plan. Una idea de seating plan DIY viajero aquí.
  • Pai-pais. Cómo hacer tus pai-pais aquí.
  • El photo call.
  • Cositas de decoración. Podéis encontra ideas de DIY aquí y aquí.
  • Los programas de la boda.
  • Los programas de la ceremonia.
 

Aprovechar el DIY para pasar tiempo con familia y amigos y disfrutar del proceso de organización de la boda.
 

5. Hacerme el vestido a medida

Y para terminar os diré que uno de los mayores aciertos de nuestra boda fue hacerme el vestido a medida.

La elección del vestido a mi personalmente me dio muchos dolores de cabeza porque desde el principio me negué a gastarme miles de euros en un vestido que iba a usar un 1 día. Me parecía una barbaridad. Por eso, busqué y rebusqué hasta que encontré un vestido blanco monísimo de Hoss Intropia por menos de 200 euros. Éste fue:

 

bodas rústicas

 

Sin embargo, después de más de 2 meses dándole vueltas, 4 meses antes de la boda me di cuenta de que si no llevaba un vestido de novia “propiamente dicho” me iba a arrepentirme. Y es que me pasaba horas mirando vestidos, enamorándome de otro tipo de vestido, que aún sabiendo costaba miles euros, deseaba llevar. Así que después de echar cuentas con mi marido, tomé la decisión de hacerme un vestido a medida. Y no me arrepiento. Tuvimos que apretarnos un poco más el cinturón para ahorrar ese dinero, pero ahora mismo, meses después de la boda, ni lo recuerdo. Solo tengo el recuerdo de que mi vestido me encantó, que lo llevaría una y mil veces y que tomé la decisión adecuada.

 
bodas rústicas

Foto: The Creative Shot

bodas rústicas

Foto: The Creative Shot

bodas rústicas

Foto: The Creative Shot

 

Elige el vestido con el corazón, no con la cabeza.
 

Y hasta aquí los 5 aciertos al organizar mi boda en el campo, parte I. Pronto escribiré los 5 errores, ya que de todo se aprende, y espero que mis errores os puedan servir también ;).

2 comentarios

  1. The Creative Shot
    25 Abril, 2017

    Que gran post Patricia!! gracias por las palabras referentes a nuestro trabajo!
    Besos!
    Mario & Paty

    Responder
    • admin
      25 Abril, 2017

      Muchas gracias chicos :). Siempre que puedo os recomiendo ya que a parte de realizar un trabajo increíble sois grandes personas ;).

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *